¿Qué pasa con los datos generados a partir de tu cara? ¿Y qué significa que tu cara se convierta en datos?

Ya existen muchos datos sobre millones de caras. Hemos ofrecido nuestros rostros en las redes sociales y en las fotos almacenadas en la nube. En muchos centros comerciales tienen una cámara que lee tu rostro y determina la temperatura para permitir el acceso por temas de pandemia.

El problema es que aún no hemos determinado a quién pertenecen los datos asociados a los contornos de nuestros rostros leídos por todas estas aplicaciones.


Casos recientes

En la era de las grandes tecnologías, tenemos que reflexionar sobre las expectativas que podemos y debemos tener sobre quién tiene acceso a nuestros rostros.

  • Los recientes disturbios en el Capitolio de Estados Unidos han puesto la cuestión en el punto de mira, ya que el reconocimiento facial se convierte en una herramienta vital para identificar a los que participaron en la protesta.

Incluso antes de los disturbios, la tecnología de reconocimiento facial se estaba utilizando de muchas maneras que probablemente no hemos considerado con la suficiente seriedad, y muchos de nosotros hemos contribuido voluntariamente a generar datos sobre nuestros rostros, ya sea explícita o implícitamente.

Estas cámaras captaron cinco millones de imágenes de clientes y utilizaron un software de reconocimiento facial que generó más datos, incluidos el sexo y la edad.

  • Los gobiernos y la vigilancia van de la mano, y la tecnología de reconocimiento facial les da más opciones y formas de rastrear y restringir el movimiento de las personas dentro de sus fronteras.

La ciudad de Londres decidió el año pasado desplegar cámaras con capacidad de reconocimiento facial junto a sus 627.727 cámaras de CCTV. La medida provocó protestas.


Estamos dando nuestro consentimiento

Muchos estamos familiarizados con la tecnología de etiquetado de fotos de Facebook, que etiqueta no sólo tu cara, sino a otras personas en tus fotos. Esta tecnología también está presente en las apps de fotos de Google y Apple.

Pero este tipo de tecnología de reconocimiento facial se está extendiendo a otros ámbitos:

  • El fabricante de automóviles Subaru la despliega para detectar distracciones al volante.

  • Apple ofrece funcionalidades llamadas HomeKit que cruzan los datos recogidos de varios dispositivos y utiliza el reconocimiento facial para decirte si un amigo, reconocido por tus fotos, está en la puerta.

  • Nest Hub Max de Google emplea la tecnología de reconocimiento facial para, literalmente, buscarte; de la misma forma en que siempre está escuchando para oír las palabras: «OK, Google».

  • Hirevue utiliza la inteligencia artificial para evaluar las imágenes de posibles empleados y decidir sobre su idoneidad y probabilidad de éxito.

  • PimEye, la web que permite localizar con una foto a alguien en Internet. Esta página creada en Polonia logra que sepamos la identidad de algunas personas proporcionando solo una imagen de su rostro.

Reflexiones

El rostro humano es una de las cosas más básicas que los niños pequeños reconocen y aprenden, a medida que sus cerebros ordenan el mundo. Es una parte fundamental de lo que somos como especie, su importancia es tal que apenas puede expresarse con palabras.

Nuestras expectativas sobre la recopilación de datos y la privacidad no se ajustan a lo que realmente es la recopilación y el almacenamiento de datos, sean faciales o no. Nuestros datos personales se han recogido y se recogen cada día a un ritmo asombroso. Esto está provocando un cambio fundamental no sólo en términos económicos y éticos, sino en la forma en que vivimos como seres humanos.


¿Estás consciente de la cantidad de datos que suministras a diario que podrían comprometer tu privacidad y seguridad? ¿Qué aplicaciones utilizas para proteger tus datos? ¿Qué «rutinas» tienes para proteger tus datos?

31 comentarios en: "¿A quién pertenecen los datos de nuestros rostros?"

  1. Datos expuestos

    A pesar de la cantidad de advertencias que existen acerca de la exposición de los datos personales y también de la cantidad de normativas legales que han buscado implantar los gobiernos del mundo para restringir a las empresas del abuso de los mismos, muy rara vez realmente nos paramos a pensar acerca de qué tan precavidos estamos siendo.

    Sin embargo la exposición de los datos no es un problema para algunas personas, ya sea por desconocimiento o porque buscan algún objetivo. En realidad creo que generalizando hay 3 tipos de personas, los primeros son aquellos que le tienen mucho miedo a la exposición de sus datos e intentan ocultar todo lo que puedan de las redes y de cualquier cosa que los clasifique. Las segundas personas son aquellas que tienen cierto nivel de conciencia sobre qué datos pueden y qué datos no deben exponer y por último están las personas que no tienen problema en exponer hasta su más mínimo detalle con tal de buscar un software que les facilite las cosas o los procesos.

    Considero que aunque nuestros datos son información sensible que no todos deben tener, analizar ni manipular, sí es importante que no se deje de hacerlo, considero que la única forma de poder seguir avanzando y de cierta forma evolucionando, es analizando los datos que nos definen como individuos o sociedad, pero siempre desde la ética y la responsabilidad.

    1. ¿En donde termina nuestra información cuando es expuesta?

      Es cierto que es difícil regular el acceso que tienen las empresas a nuestros datos, sobre todo porque regularmente somos nosotros quienes aceptamos que nuestra información sea vulnerada, incluso sin darnos cuenta. Cada vez que hacemos uso de alguna aplicación o sitio web estamos aceptando brindar algún tipo de información, pero el problema no radica en que se estén recolectando estos datos sino el uso que se le está dando.

      Esta es la razón por la cual todos debemos ser conscientes y estar atentos a las aplicaciones que usamos y la información que puede que estemos dando, si es necesario que se procesen estos datos, pero no es buena idea dar toda la información que nos pidan. La regulación empieza por ser un consumidor consciente y prevenido.

  2. Cada uno debe ser responsable por su información

    Para nadie es un secreto que hoy en día podemos conocer a casi cualquier persona a partir de lo que comparte en sus redes sociales o por lo que está almacenado en las distintas bases de datos que existen en el mundo y aunque a algunos esto no le moleste, el problema llega cuando ciertos grupos empiezan a utilizar esta información en contra de estas personas o incluso para lucrarse sin el consentimiento de los dueños de estos datos.

    A mi parecer el concepto de exponer nuestra información públicamente es algo que ya no se puede revertir, las personas ya están acostumbradas a poder compartir ciertas partes de sus vidas como ellos consideren conveniente, y esto es algo que va muy ligado a la libertad de expresión de cada uno, sin embargo siento que es necesario por parte de las entidades encargadas de manejar los datos de las personas el crear campañas de concientización y fomentar la importancia de la sensibilidad que tienen ciertos datos y las consecuencias que pueden llegar a tener al hacerlos públicos.

    En conclusión, es necesario entender que en la actualidad de alguna u otra manera nuestros datos van a ser expuestos, por lo que debemos tener siempre muy presente dónde estamos ingresando nuestra información, qué tan importante es esta información es para nosotros y a qué estamos accediendo que se haga con estos datos desde el momento en que quedan expuestos.

    1. ¿Quién tiene derechos sobre nuestros datos?

      Es correcto considerar que nosotros somos los dueños de nuestros propios datos, sin embargo muchas veces los hemos cedido sin darnos cuenta, por ejemplo, cuando subimos una foto a algunas redes sociales estamos aceptando que la red social tenga los derechos sobre nuestra imágen, pudiendo hacer con ella lo que quieran, desde sacar análisis básicos de luminosidad, hasta leer de forma profunda todo lo que se encuentra dentro.

      Es una necesidad que los gobiernos regulen este tipo de cosas, que desde un principio se tenga una línea clara sobre qué se puede y que no se puede hacer con nuestros datos. Sin embargo y por desgracia, los gobiernos muchas veces son cómplices de las empresas.

  3. Conciencia sobre la recolección de datos y su uso.

    Ya existe bastante información que detalla el proceso que toman las aplicaciones para recolectar datos de los usuarios, exponiendo las razones que tienen las empresas para adquirir dichos datos y el uso que le dan. No siempre somos conscientes de cuando estamos dando cualquier tipo de información, incluso siendo prevenido, si se usa alguna aplicación a diario de alguna manera la empresa detrás del aplicativo puede estar accediendo a nuestros datos.

    Esta inmensa cantidad de información suele ser usada para la automatización de rutinas, definición de preferencias de usuario, personalización y muchas otras funciones. Es por esto que para muchos no es un problema que su información esté siendo accedida, pues en la mayoría de casos se usa para mejorar los procesos de las aplicaciones que usamos día a día. Sin embargo el problema radica en que no siempre sabemos si nuestros datos están siendo utilizados para estos fines. Esta incertidumbre genera la desconfianza y preocupación de bastantes personas, usuarios de cualquier tipo de aplicación.

    Por las razones antes mencionadas pienso que es necesario que los gobiernos regulen el uso de los datos de los usuarios a las empresas, y que haya claridad sobre el paradero y uso de nuestra información. Por otro lado también es importante tener en cuenta que esta el procesamiento de todos estos datos puede significar un avance y que en este mismo momento nuestra información ya está siendo recolectada y analizada con el fin de progresar de algún modo.

    1. Todos somos responsables

      Tal y como mencionas en tu comentario es necesario entender que en el mundo en el que vivimos muchos de los procesos que llevamos a cabo día a día requieren de vez en cuando algún tipo de información personal (transacciones, compras, redes sociales, citas médicas, etc) y es que esta información en la mayoría de los casos se utiliza para verificar nuestra identidad o por motivos de seguridad para así poder agilizar estos procedimientos y hacerlos más seguros para nosotros.

      El problema está cuando algunas de estas compañías deciden hacer uso de estos datos para otros fines, creo que como dices es necesario que los gobiernos refuercen las políticas de tratamiento de datos que deben tener todas las empresas, pero no solo eso, a mi parecer es necesario que las personas también adquiramos conciencia al momento de ingresar estos datos, leyendo correctamente las políticas que estamos aceptando y no solo darle «Sí» a todo lo que aparezca.

      1. DISPOSITIVOS BASADOS EN TU INFORMACIÓN

        Teniendo en cuenta que es nuestra elección y debemos ser muy precavidos a la hora de proveer nuestra información personal, hay casos donde la tecnología diseñada para facilitar tu vida diaria requiere de conocer algunos de tus datos personales, por ejemplo, en el caso de dispositivos como Google Home, hay muchas funcionalidades que requieren de información como que alimentos consumes cuando agregas algo a la lista de compras, a que hora te levantas, cuando no estas en casa, que productos consumes (haciendo referencia a tecnología), etc. Si bien es cierto que son cosas con las que sabemos no son ideales para compartir, son algunos de los datos brindados voluntariamente a las empresas cuando usas estos dispositivos.

        Ahora, si bien es cierto que las empresas podrían garantizar que esta información no será usada bajo ningún fin perjudicial, ni brindada a terceros, esta el hecho de que existen personas en el mundo dedicadas a vulnerar la seguridad de dispositivos electrónicos y acceden de forma ilegal a las bases de datos donde se encuentra toda esta información por lo cual surge la siguiente pregunta, ¿Aunque no se acceda a compartir algún tipo de información personal voluntariamente estamos a salvo en realidad?

  4. Privacidad no tan privada
    La privacidad es un derecho que cada ser humano tiene pero en los últimos años se ha visto que cada vez nuestros datos, nuestros gustos como incluso nuestro propio rostro se hacen públicos haciendo que perdamos nuestra privacidad, es cierto que cada uno controla lo que publica y lo que no (como es mi caso que no publico nada de mí) pero hay gente bastante “social” en la que publicada cada uno de sus datos sin darse cuenta que está renunciando ya a uno de sus derechos, haciendo que su privacidad ya no sea privada, ya las empresas grandes como Facebook y Google saben que nos gusta como también sabe cómo nos llamamos o incluso en extremos otras empresas ya sabrían nuestros rostros solo por visitar un lugar y la pregunta de todo ¿Quién lo almacena? Y ¿con que fin? Esas preguntas son las que no tienen respuesta por el momento y nos dejan pensando que incluso si no tenemos privacidad eso significaría que vamos perdiendo nuestra libertad, dando todo sobre nosotros mismos y incluso podríamos perder nuestra propia identidad, cabe aclarar que cada persona es libre de publicar o de postear la información que quiera dar pero el miedo esta ahí sobre quien puede recoger esa información y con que propósito quiera tenerla

    1. Fin de la privacidad

      Como mi compañero afirma hoy en día para poder acceder a mi privacidad, como tan sencillo es desbloquear mi celular debemos renunciar a la privacidad de mi rostro, huella dactilar, etc, cada vez tendremos menos privacidad; una de las cosas que más me llaman la atención es el algoritmo que utiliza Google o Facebook para mostrarnos publicidad de algo que queremos comprar, con solo una búsqueda en Google, mi Instagram ya está lleno de ofertas o distintas tiendas vendiéndome el mismo producto en infinidades de precios, combos promociones, ellos podrían llamarlo mejora de la experiencia de usuario, pero ahí podemos observar cómo es que nuestra privacidad solo existe mientras no salga de mi pensamiento.

      No me encuentro en desacuerdo a lo que hacen estos monstros de la big data, porque el futuro que nos espera es menos privado, pero mejor para nosotros.

  5. EL CONTROL ESTA EN USTED

    No es extraño para nosotros como ingenieros que toda nuestra información sea extraída por algún medio digital para el beneficio de dichas empresas para saber nuestros gustos, pasatiempos, lugares que visitamos, entre otras que serían casi innumerables donde literalmente pueden saber mucho más de lo que realmente uno sabe di sí mismo. Sin embargo, esto lo hacen con un fin de crear necesidades en el ser humano para que convertirlos en compradores impulsivos así beneficiando a las entidades que obtienen nuestros datos, el tema está en la autonomía de cada persona si cae en el “juego” que nos quieren llevar. Un ejemplo paralelo que en términos generales toda persona a experimentado es cuando se embriago por primera vez, la persona decide si quiere seguirlo haciendo, dejarlo de hacer o como casi siempre pasa hacerlo esporádicamente a que quiero llegar independientemente que tengan su información usted decide que hacer, lo que hagan con sus datos ya es difícil como persona controlarlo después de que estén en alguna base de datos, pero si puede controlar sus acciones como dije anteriormente no caer en el juego.
    Algo que se debe tener muy en cuenta es HABEAS DATA
    Según Oscar Eduardo Pérez (2017) “el término Habeas que significa tener, exhibir, tomar, traer y Data significa datos, está vinculada con el habeas corpus que significa «tienes tu cuerpo ante el juez”. Así el hábeas data expresa «que tengas los datos» o bien «conserva o guarda tus datos” Igualmente, «el Habeas Data» se erige en la actualidad como instrumento de tutela cautelar de la libertad informática, instrumento asociado, en ocasiones, a una legislación específica sobre banco de datos. » En América Latina, destaca una tendencia peculiar en orden a erigir el Habeas Data en un instrumento garantista incorporado a la constitución estatal».

    Si bien es más común encontrarlo diseñado como acción o proceso y más precisamente como proceso constitucional, lo cierto es que también ha sido insertado como un derecho constitucional más. El Habeas Data es un mecanismo constitucional del cual toda persona puede hacer uso, con el fin de proteger la seguridad y veracidad de sus datos e información personal aportados en entidades financieras y de telecomunicaciones entre otras, que por su naturaleza recopilan datos de sus clientes y usuarios, es decir que el Habeas Data supone una garantía sobre la manipulación adecuada de la información

  6. ¿Los usuarios son los dueños de su propia información?

    Antes de nada hay que tener en cuenta que para usar algún tipo de aplicación hoy en día es necesario aceptar las políticas acerca de la manipulación y privacidad de los datos, la gran mayoría de persona no leen estos acuerdos acerca de la manipulación de sus datos, esto puede conllevar a un gran riesgo, ya que las personas no saben realmente que están aceptando, las empresas dicen no usar los datos para un beneficio propio o no exponer los datos fuera de los aplicativos, sin embargo ha habido polémicas porque no se cumplen esos supuesto acuerdos, como el caso de Facebook.

    Conectando con lo anterior, es debido saber que la recopilación de los datos es algo que ha estado presente desde hace mucho tiempo en la humanidad, la forma en la cual estos se recolecta ha cambiado a medida que se va avanzando; actualmente se utilizan estos datos biométricos para desarrollar nuevas tecnologías como es el reconocimiento facial implementado en celulares de última generación, entre otros. Estos datos se podrían decir que pertenecen a la persona quien los suministra, es decir al usuario, pero no es totalmente cierto.

    La cara o rasgos faciales, es un atributo casi que único en cada ser humano, por esa razón se podría pensar que la información o los datos que esta pueda generar le pertenecen a ese humano, pero gracias a los términos que se aceptan al entrar a la aplicación de alguna compañía, es posible llegar a desprenderse de esos atributos, ya que pueden ser usados para distintos fines gracias a que se dio el consentimiento aceptando dichos acuerdos, entonces se podría decir que esa información facial le pertenece a dicha empresa.

    En conclusión, hay que conocer realmente que pretende hacer cada compañía con la información que es suministrada por los usuarios, para que los gobiernos sigan implementando leyes para prohibir el robo de la información y de identidad de los usuarios y así de esta forma tener todo de una forma más regulada.

    1. Los datos privados son muy publicos

      Como bien sabemos y se menciona la privacidad de los datos es un tema muy tomado a la ligera y concuerdo con mi compañero al decir que se debe investigar mucho mas del tema, generar un poco de conciencia, referente a que es lo que busca cada una de las empresas con nuestros datos, ahora bien, ya que menciona el tema de Facebook, la problemática generada por los términos y servicios de WhatsApp fue una bomba al inicio del 2021, puesto que estos términos estaban en pocas palabras diciendo que la información almacenada por WhatsApp seria igualmente compartida tanto con Facebook como con Instagram , lo que obviamente dejo mucho que pensar de la cantidad de información privada que esta app como lo es WhatsApp puede estar almacenando, y esto es solo uno de los ejemplos mas recientes, pero asi como este existen muchisimos mas.

    2. LA INFORMACION, SEGURIDAD O PRIVACIDAD?

      Empezando es muy interesante el titulo que uso mi compañero para darle nombre a su blog, ya que nosotros mismos somos los dueños de nuestros datos, y nosotros somos quienes los ponen a salvo o en peligro, hay mucha gente que no cree que esto sucede en realidad y por este modo se toman con libertinaje mostrar sus numeros de tarjetas de credito adjuntando asi sus credenciales y diferentes cosas, porque no creen que la tecnologia en estos momentos pueda causar malas cosas, y que pueda suceder algo malo con estos datos, uno de los ejemplos mas claros lo vemos en el dia a dia en las cuentas falsas que se crean en facebook, instragram y las diferentes plataformas que usamos a diario, es la forma mas facil de ver el robo de identidad que se presenta.

  7. ¿Hasta donde podemos sentirnos seguros con la exposición de nuestros datos?

    Hoy en día, en nuestro diario vivir existen muchas cosas para las cuales necesitamos el uso de nuestros datos ya sea de forma “Voluntaria” o “involuntaria”, como puede ser algo tan sencillo, desbloquear tu celular con huella digital, o el reconocimiento facial, hasta enviar cualquier tipo de correo , mensaje o ubicación, en fin , podríamos quedarnos hablando de muchísimas más; Para nadie es un secreto que existen ciertas políticas de privacidad, cookies, o términos de uso, que sencillamente pasamos por alto y que realmente todos deberíamos leer.

    De acuerdo con lo anterior podemos deducir que un 90% de la población mundial omite la lectura de las políticas de privacidad, etc y solamente un 10% se toma el tiempo de entender para que requieran el uso de sus datos, y es que, si nos ponemos a investigar, la cantidad de problemas que surgen por el mal uso de los datos tendríamos una lista muy extensa. Sin embargo, la población mundial esta en un punto en el que compartir tu vida privada por redes es muy natural y en mi opinión es algo que ya no tiene cambio alguno.

    Ahora bien es importante recalcar que a lo largo del tiempo se han venido trabajando en formas para disminuir las problemáticas que trae el mal uso de la información personal, y de igual manera es importante generar la conciencia necesario frente a esta problemática.

    1. La vida ya no es tan “privada” como antes.

      Como se menciona, la población mundial llego a un punto de no retorno el cual es compartir la vida por redes sociales; compartir o mostrar un coche nuevo, un viaje deseado, la adquisición de una propiedad, entre otros, es algo que las personas hacen a diario a nivel mundial y lo ven como algo normal y no tienen en cuenta si esto puede usarse con otro fin.

      Aquí en Colombia ha habido casos de personas que comparten su vida por las redes sociales y han sido victimas de robo de identidad, robo en sus propias casas, etc. y esto refleja la gran problemática que es el compartir este tipo de información en las redes. Cabe recalcar que aun hay personas que no hacen toda su vida pública, pero poco a poco se van uniendo mas y mas personas a esta gran tendencia mundial de compartir todo lo que pasa en sus vidas.

      Por lo anterior, es necesario tomar cartas en el asunto y que los gobiernos u otras empresas adviertan con campañas de concientización de los peligros que conlleva compartir información en internet y así de esa forma mitigar un poco esta problemática.

  8. LOS DESTINOS DE NUESTROS DATOS

    Hoy en día una gran cantidad de personas están acostumbradas al uso de dispositivos tecnológicos y a través de estos al uso de aplicaciones las cuales abarcan redes sociales, exploradores, servicios de streaming, etc. Sin embargo, normalmente se suele hacer caso omiso a las políticas de dichas aplicaciones donde se habilita el acceso a la información de cada persona.

    Claramente no debemos alarmarnos porque una aplicación haga uso de nuestros datos, pues estos ayudan a mejorar nuestra experiencia al hacer uso de esta, pero el problema llega cuando esta información llega a manos de personas externas a quienes administran dicha aplicación, por ejemplo, al compartir una foto en Facebook no solo es Facebook quien recibe y recopila esta información, sino un gran numero de personas que a través de dicha foto pueden conocer el lugar, la identidad y una gran cantidad de datos de la persona que aparece en dicha imagen.

    En conclusión, los datos que cada uno brinda pueden ser usados tanto para buenos propósitos como malos y cada quien es responsable de que información le ofrece a los demás, también el uso de estos datos en algunos casos puede ser subjetivo, por ejemplo, en el caso de las cámaras con reconocimiento facial en vías publicas muchas personas pueden estar de acuerdo a su uso por temas de seguridad en caso de un acto delincuencial, pero otro grupo de personas puede estar en desacuerdo por violar su privacidad al saber que alguien posee datos como quien transita esa calle, en que días, a qué horas, etc.

    1. La importancia de nuestra información

      La mayoría de la población no es consciente de la importancia que pueden llegar a tener los datos que suministran a través de redes sociales, y lo perjudiciales que pueden llegar a ser para ellos compartir tanta información a través de ellos, ya que han habido robos, allanamientos y entre otros casos donde la persona que compartió una gran cantidad de información se vio afectada por ello.

      Se debe tratar realizar un tipo de concientización para que las personas sean mas cuidadosas con la información que comparten y que sean conscientes del riesgo que conlleva esto, ya que puede acarrear muchos problemas a futuro, y con esto se podría llegar a reducir la cantidad de personas que comparten su información a través de internet.

  9. ¿Nuestra información personal siempre está expuesta?
    A día de hoy, existen muchas formas de exponer nuestra información personal aunque se trate de evitarlo, por ejemplo las herramientas de nuestro dispositivo móvil que pueden llegar a ser de ayuda en algún momento, también están recolectando mucha información sobre nuestra vida cotidiana, por ejemplo la herramienta “ubicación”, la cual sabe hacia donde nos desplazamos diariamente, que lugares visitamos concurridamente y los trayectos que tomamos para ir a casa o trabajo, además de esto, si estamos visitando un restaurante o algún lugar nuevo fuera de nuestra trayectoria común nos saldrá un mensaje en nuestro dispositivo preguntándonos que tal fue la experiencia.
    Una forma de exponer voluntariamente nuestra información y la más fácil de hacerlo es a través de redes sociales, compartiéndola por medio de un post, un Twitter y demás formas para que podamos llegar a tener nuestra información vulnerable hacia las demás personas, lo cual mucha gente no es consciente y lo hace diariamente, compartiendo su día a día a través de fotos, historias, reels y demás.
    Para concluir, hay cierto tipo de información personal la cual podemos llegar a proteger y tratar de evitar, sin embargo, hay otra como la señalada en un inicio, que, aunque queramos, será muy difícil tratar de no exponerla, ya qué vivimos en una era digital donde es complejo que una persona no disponga para tener en sus manos un smartphone o algún dispositivo para su uso diario donde se puede exponer información privada que en realidad no está en nuestras manos.

    1. ETERNAMENTE VIGILADOS Y EXPUESTOS

      Durante nuestra vida cotidiana damos tanta información de forma voluntaria e involuntaria que a veces ni nos damos cuenta, por ejemplo, con la herramienta ubicación no solo saber donde nos ubicamos a tiempo real y nuestro recorrido, sino que además puede ser usada por otras aplicaciones.

      Al compartir fotos a través de redes sociales cuando alguien no se encuentra en un lugar seguro, no es consciente del peligro al que se esta exponiendo, pues a través de los metadatos de dicha imagen es posible obtener demasiada información que cualquier persona puede conseguir. Por otra parte, a veces estamos dando nuestra información de forma involuntaria como es con el caso de los navegadores como Google Chrome, que como se dice en el blog siempre está escuchándonos esperando a que digamos “ok Google”, sin embargo, también puede escuchar nuestras conversaciones para así mostrar anuncios de productos o temas de nuestro interés.

      En conclusión, debemos ser consientes de que en la era digital constantemente estamos brindando información a través de diferentes aplicaciones y herramientas que usamos a diario, y dentro de lo posible debemos evitar suministrar la información que nos resulte de suma importancia para nuestro bienestar.

      1. Estoy de acuerdo con mi compañero, ya que es cierto lo que dice que en todo momento estamos suministrando informacion en las diferentes herramientas que se usan, es algo que no podemos evitar pero si podemos tener cuidado con los datos que damos, y estar muy presente ya que todas las aplicaciones no son verificadas y pueden resultar siendo un fraude que el unico objetivo es robar datos de las personas y no con buenos fines.

  10. Datos sin control
    En la actualidad existen diferentes tecnologías que se encargan de recopilar, extraer y almacenar nuestros datos, ya sea desde lectores biométricos, hasta lectores de reconocimiento facial. Este último, ha causado una gran revuelta entre la sociedad, puesto que al día de hoy los dispositivos que recopilan los datos de nuestros rostros han crecido desacelerada mente. Es muy casual encontrarse en los almacenes, supermercados, restaurantes, entidades u organizaciones públicas un gran número de cámaras que en un primer plano se utilizan para la seguridad de la sociedad, sin embargo, tal como lo menciona el presente blog, ya son varios los casos en donde estas cámaras tienen otra función, como lo es el lector y reconocimiento de datos faciales.
    Al estar expuestos frente a este tipo de tecnologías, que sin autorización alguna se encargan de recopilar nuestros datos faciales y tienden a vulnerar la privacidad y seguridad de dichos datos en las personas. El gran problema radica en que a parte de que estos datos se toman bajo ninguna autorización previa, a su vez no se conoce, ni se garantiza la seguridad y el tratamiento que se le pueden dar a estos datos. Así que para proteger nuestros datos debemos optar por emplear diferentes herramientas, acciones y procedimientos que nos ayuden a proteger nuestra información tanto en la web, como también en la cotidianidad de nuestra vida real.

  11. NUEVA ERA TECNOLOGICA “VIDA HUMANA O CANTIDAD DE BYTES”

    Dentro de la sociedad en la que nos encontramos nos hemos podido dar cuenta que uno de los factores mas importantes por no decir que el fundamental es aquel llamado tecnología porque todos los días se encuentra en un constante cambio y en un abrir y cerrar de ojos se incursionan nuevas cosas dentro de la sociedad, los datos son algo muy importante porque los encontramos en cualquier lugar y en cualquier ámbito, pero esto entra a jugar un factor muy importante porque como lo exprese en el titulo la vida humana se ha hecho a un lado y se ha pasado solo a ser un dato mas dentro de una colección inmensa de datos para diferentes funciones, y lo peor de todo esto es que al compartir estos datos y todo por el estilo no es para nada seguro, siempre vamos a estar expuestos a que algo hagan con nuestro nombre, con nuestro documento y en el momento menos esperado será en el que tengamos un problema de alguna deuda o de otro estilo sin conocer en que momento sucedió, de igual forma todo hoy en día es muy inseguro porque no considero que exista alguna aplicación en la que todos los datos sean seguros, porque hay aplicaciones y sitios en los que venden una cantidad de datos sin tener en cuenta la privacidad de los datos y esto es lo que encontramos en los contratos con lo llamado “políticas de seguridad y privacidad” a lo que siempre damos aceptar, lo que implica que todos nuestros datos pueden ser vendidos o entregados a cualquier lugar.

    Dentro de las rutinas que se podrían establecer para proteger los datos es no compartir contraseñas en aplicaciones que no estén verificadas porque lo que hacen estas aplicaciones es guardar todos estos datos y tener el acceso a toda nuestra información privada, y revisar todas las aplicaciones y los datos que nos están solicitando para poder acceder a la misma ya que la tecnología al estar tan avanzada en estos tiempos ya no es igual de segura como lo fue en su momento, y es un tema muy interesante porque muchas personas que no están familiarizadas con estas cosas no tienen ni idea de lo que realmente pasan con sus datos.

  12. SEGURIDAD EN LA SOCIEDAD

    Hoy en día el reconocimiento facial y otros tipos de recolección de datos personales pueden ser significativamente importantes para la seguridad integral de la sociedad ya que pueden ayudar a dar con criminales buscados de una manera más eficiente. Adicionalmente, esto puede prevenir muchos crímenes en los lugares donde se está vigilando. Desde mi punto de vista esto es beneficioso para todos los ciudadanos integrales en la sociedad, por lo cual considero que las cámaras ubicadas en la ciudad de Londres según lo expuesto por John Caicedo en la sección de casos recientes no fueron una mala medida; probablemente lo que se tuvo que hacer antes de implementarlas fue demostrar a los ciudadanos que solo se utilizarían con motivo de seguridad y que los datos obtenidos no serían compartidos con otras entidades no relacionadas a esto.

    Ahora, el hecho de que se pueda obtener toda esta información de una manera tan fácil puede ser contraproducente en el momento en que una persona objetivo de estas tecnologías sea capaz de vulnerarla de alguna forma, esto en caso de que sea posible acceder a una propiedad protegida por elementos de seguridad como los proporcionados por la domótica (reconocimiento facial, vocal, de retina, etc.) simulando los datos. Desde otro punto de vista, con elementos como el Homekit mencionado en el video de Guille Lomener titulado ¿Qué es y cómo funciona Homekit?, si se vulnera la seguridad de los datos, cualquier persona puede acceder a tu rutina diaria, saber dónde encontrarte o tus gustos sin siquiera conocerte, lo que nos lleva a preguntarnos, si estos mismos datos llegaran a ser vulnerados por una persona con malas intenciones, ¿esta podría crear algún artefacto que le permitiera simular ser otra persona o incluso reemplazar su identidad? De momento solo sabemos que cada tecnología puede traer tanto beneficios como perjuicios así que, en mi opinión, se debe evaluar que pesa más y que cambios son buenos en la evolución de nuestra sociedad siempre teniendo en cuenta la responsabilidad y la ética.

  13. La protección en tus manos

    En esta generación de los 2000 hemos visto que muchas de las nuevas generaciones manejan de una mejor manera el internet, desafortunadamente a sus principios la facilidad de robar datos era muy grande por lo cual la seguridad era muy baja, por no decir nula y a partir de la aparición de las redes sociales los datos más personales o más profundos, fueron interceptados por terceros provocando desgracias como secuestros, robo en los bancos, amenazas, bullying, etc.

    Actualmente es fácil proteger tus datos personales y esto es gracias al mismo navegador web, pues un navegador como lo es Opera GX te proporciona una VPN que te permite tener una red privada virtual que te permite una extensión del área local a la red pública, y aunque se utilice otro navegador web, muchos de ellos tienen ventanas de incognito o privadas que solo permite la visibilidad al proveedor de internet, el sitio web y el dueño del dispositivo así sea la escuela, universidad u empresa, aun así hay muchos softwares que permiten una mayor protección de tus datos personales pero no es necesario más aplicaciones si se sabe aún mejor en que sitios entrar y prever que no te afectaran esa páginas.

    1. LA CLAVE ES NO CONFIAR EN TODO LO QUE VEMOS

      Estoy de acuerdo con lo que dice Cristian en cuestión de que es una gran idea utilizar navegadores que contengan un vpn para proteger nuestros datos personales de una mejor manera, aunque añadiría que además debemos cerciorarnos de que el navegador sea verificado porque he visto gran cantidad de casos donde utilizan navegadores raros e introducen todos sus datos y les roban toda la información, en resumen que no debemos fiarnos de todo lo que veamos en internet porque existen muchos riesgos al navegar por la red y no todas las personas tienen las mismas intenciones, por eso debemos cuidarnos en la medida de lo posible para no tener problemas mas adelante porque internet es muy grande y en esta época los delitos informáticos no están regulados por ninguna entidad a menos de que sean muy delicados.

  14. CUIDARSE ES RESPONSABILIDAD DE CADA UNO DE NOSOTROS

    Creo que en esta generación la mayoría de personas no somos conscientes de la cantidad de información que compartimos en internet o en qué sitios la ingresamos, considero que debemos ser conscientes de que el robo de datos siempre está presente cuando navegamos y debemos verificar que las paginas tengan certificado para saber si es confiable o no, porque muchas personas inescrupulosas nos hacen creer que son paginas oficiales para robarse la información y no se necesita un gran conocimiento de hacking para realizar estas acciones, porque hasta en YouTube existen muchos tutoriales sobre estos métodos, además que los delitos informáticos no pueden ser rastreados de una manera tan fácil como los normales y no cuenta con una regulación tan estricta a menos de que sea muy delicado.

    Hace aproximadamente un año vi un documental en Netflix que se llama el gran dilema de las redes sociales donde muestran como las grandes compañías informáticas como Google o Facebook a través de nuestra información manipulaban una gran cantidad de las actividades que hacemos con nuestros dispositivos con todas las recomendaciones que a diario nos ofrecen como por ejemplo con los anuncios de productos para comprar o simples recomendaciones de amigos en Instagram o videos en YouTube y que eso lo utilizaban a su favor para manejarnos a su antojo y eso solo con nuestros datos de redes sociales, en qué medida cambiaria el mundo si ellos también tienen acceso a datos tan personales como las huellas o retinas, no quiero ni imaginarlo porque este tipo de empresas tampoco están nos garantizan en sus términos y condiciones que nuestra información no será tratada por terceros o utilizada para fines poco éticos. Por ello creo que va en cada uno la manera en que administra la información que sube a internet y que debemos comenzar a plantearnos que entre menos datos subamos mayor va a ser nuestra seguridad en esta cuestión, ya que nadie regula internet en su totalidad y después si ocurren incidentes nadie nos puede responder por ello.

    1. Registro nacional de Bases de datos

      En Colombia existe RNBD es un directorio publico de las bases de datos que están sujetas a tratamientos que operan en el país, administrado por por la superintendencia de cámara y comerció, que básicamente lo que hace es obligar a sujetos o entidades a realizar inscripción de sus bases de datos donde deben cumplir ciertos protocolos que garantizan que el derecho que otorga la facultad al titular de datos personales de exigir de las administradoras de esos datos el acceso, inclusión, exclusión, corrección, adición, actualización y certificación de los datos, así como la limitación en las posibilidades de su divulgación, publicación o cesión, de conformidad con los principios que regulan el proceso de administración de datos personales

      En el siguente link se puede verificar las entidades que estan inscritas en RNBD https://rnbd.sic.gov.co/sisi/consultaTitulares/consultas/

    2. Vulnerabilidad de los niños

      Es cierto que muchos de los jóvenes como adultos deberían ser ya consientes de que en que paginas creer o no y saber si pueden llegar a afectar tanto a tu dispositivo como a robar tus datos personales, pero hay algo que no podemos negar y es que, aunque sea cierto que la nueva generación se adapta rápido a la tecnología, los niños y mas que todos los principiantes que entrar en este mundo son vulnerables por no tener experiencia y ellos no serán consientes de si la pagina esta verificada o si es confiable.

  15. Para tener en cuenta

    usted es de los que llega a un local comercial y, sin pensarlo, le muestra su cédula a un particular para que la escanee y también le entrega datos personales le conviene seguir leyendo.Hay datos que por derecho en Colombia usted decide si los da, y otros que le deben pedir para cuidar su vida.
    Sobre la protección de datos personales , la abogada Heidy Balanta, especialista en Derecho Informático y Nuevas Tecnologías y directora ejecutiva de Escuela de Privacidad en Bogotá, dice que para que le pidan esta información debe haber una disposición legal que lo exija por el estado de emergencia sanitaria ante la covid-19.
    Uno diría entonces que hay que acatar; pero ojo, no todos los datos los puede ir suministrando.

    Según Balanta, existen los derechos fundamentales de Habeas Data, con el que una persona decide a quién le entrega sus datos o no, y a la información, que entre otros tiene el objetivo de preservar el interés general, como ocurre para velar por la seguridad de quienes están en un local.
    Lo importante es que no se abuse de un derecho. Se puede pedir información, pero los locales deben tener un aviso de privacidad, como dice la ley, informando para qué se van a usar los datos y durante cuánto tiempo, porque si en 15 días no pasó nada, elimínelos».
    Deben pedir estrictamente lo necesario para contactarlo en caso de sospecha o contagio, y que el establecimiento debería tener un procedimiento adicional de medidas para que ingrese si se niega a entregar datos.

    ¿Y sobre el escaneo del documento de identidad? Balanta responde que es legal siempre y cuando se sepa qué tipo de información arroja. Lo que hay que saber, explica, es que hay datos públicos de este documento: número, nombres, apellidos y fecha de expedición.
    Esto significa que pueden estar en bases de datos y no requieren autorización del titular porque es información relevante para la sociedad; pero la fecha de nacimiento es un dato semiprivado y requiere autorización del titular, igual el RH que es un dato sensible, o la estatura y la huella dactilar. En ese caso sería ilegal el escaneo. Un software solo puede arrastrar datos públicos. Si permite arrastrar otros datos, sí o sí requiere autorización del titular

    Para el abogado Juan Carlos Upegui, investigador de justicia y profesor de Derecho Constitucional en la Universidad Externado de Colombia, los particulares no tienen autorización legal para hacer estos procedimientos, solo la Policía en cumplimiento de sus funciones.
    Pareciera ser que hay una recogida de datos desproporcionada a través de particulares, cuando debe mediar el consentimiento del titular
    Del escaneo de documentos supone que los locales han activado un software que les está permitiendo conectarse con la base de datos de la Registraduría Nacional, a fin de que al escanear el código se carguen de inmediato los datos asociados a la cédula.
    Si los ciudadanos no tienen certeza de que realmente está sucediendo con sus datos hay una situación irregular, porque no es una operación en el contexto de una ley expedida por el Congreso de la República sino en uno de relaciones entre particulares

  16. ¿tendremos privacidad?

    Como ya sabemos la tecnología avanza a pasos agigantados, a tal punto que nos veremos forzados a cambiar con ella; hay una serie que me gusta mucho frente a estos temas de IA(inteligencia artificial) “person of interest”, esta seerie muestra como solo aceptar perder nuestra privacidad mejoraria nuestra seguridad, economia, comodidad, etc; pero ninguna IA trabaja sin informacion, y es hay donde estas aprovechan la big data, como el profesor “john jairo caicedo bolaños “ , expreso en el documento What is Big Data? by John Jairo Caicedo Bolaños on Prezi Next, la información se extrae de todo medio digital conectado a wifi, y a veces no nos damos cuenta de que subimos tantos datos, que se convierten en la información de otra persona, como expresaba anterior mente la privacidad ya no es algo personal, si todo el tiempo andamos con el GPS activado o conectándonos a todas las redes wifi; dejamos rastro en cada una de nuestras imágenes, SMS, correos, o solo por conversar por WhatsApp, lo que debemos buscar ahora es nuestra seguridad perdiendo totalmente nuestra privacidad.

    Aun nos encontramos con bastante tiempo hasta llegar al punto de lo expresado en el párrafo anterior, y aun podemos seguir cuidando nuestra información y privacidad, manteniendo al mínimo, nuestro States update, manteniendo una VPN activa cada vez que usamos redes WIFI públicas, o incluso privadas, nunca está de más pagar una suscripción aun antivirus, para protegernos del malware al visitar paginas no tan confiables, etc. Pero aun usando varios métodos de protección, no podremos cambiar nuestro rostro ya escaneado y procesado en una big data, para desbloquear nuestro celular, poder acceder a una mejor experiencia al comprar unos audífonos premium, donde de acuerdo a nuestras orejas y perfil encuentra la mejor calibración de los audífonos para un audio 360 más real.

    “Change is the law of life. And those who look only the past or present are certain to miss the future” John F. Kennedy

    1. ¿Futuro a que costo?
      Como lo nombraba mi compañero Carlos Romero la tecnología esta avanzando a pasos gigantes y nos tenemos que adaptar a este cambió para no desactulizarnos aún si esto implica que perdamos totalmente nuestra privacidad, que es cierto podemos controlar la información que publicamos nosotros mismos pero hemos llegado a un punto donde las IA y los algoritmos ya saben nuestros patrones de gustos a tal punto que pareciera que nos conocieran más a nosotros que uno mismo lo cual es bastante intrigante y algo mórbido de pensar, viéndole el lado positivo nos facilita varias comodidades y otras ventajas en nuestra vida pero como dije antes, a que precio? nuestra privacidad vale nuestra comodidad? Cada uno tiene diferentes opiniones pero como siempre el tiempo tiene la respuesta de si y solo si valdrá la pena o no.

Los comentarios están cerrados.